neutralidad

CISPA, mucho más que SOPA

    Guardado en BLOG, INTERNET, neutralidad, PRIVACIDAD, PROPIEDAD INTELECTUAL, PROTECCION DATOS    |    Sin comentarios

CISPA, Cyber Intelligence Sharing and Protection ActRaro es el día en que no son noticia las amenazas a la privacidad. Tanto es así que a veces me pregunto si no estaremos exagerando y si la preocupación por la privacidad no esconderá realmente un mero interés comercial, visto que los usuarios ventilan, exponen y canjean su información en aplicaciones y redes varias.

Hablar de Internet como fenómeno, como origen de nuevas formas de comunicación, como instrumento de la sociedad 2.0 en la que todos podemos ser autores y destinatarios de información no es novedad. Considerar  la amenaza que esto supone para algunos intereses creados tampoco. Especular con que existen intentos de limitar, controlar o censurar semejante flujo de información menos aún.

Sin embargo, he de reconocer que los motivos para la inquietud son más que reales.  Hace apenas cuatro meses que los términos SOPA (Stop Online Piracy Acty) y PIPA  (Protect Intelectual Property Act) dejaron de ser una amenaza a la libertad en Internet para quedarse en posibles nombres de mascotas. Recordemos que se trataba de iniciativas legislativas americanas que, con el objetivo de proteger los derechos de propiedad intelectual, permitían la supervisión y bloqueo de páginas web por los proveedores de Internet, así como el cierre de webs, el bloqueo de dominios  o la desaparición en buscadores sin necesidad de orden judicial.

Dichas iniciativas no llegaron a convertirse en leyes, pero para aquellos que creían que ya podían respirar tranquilos, dos apuntes; primero, ninguna de estas leyes fueron necesarias para el cierre de Megaupload y para privar a millones de usuarios de sus  archivos allí almacenados (http://www.cristinanebot.es/?p=1383), y segundo, aquí llega CISPA (Cyber Intelligence Sharing and Protection Act o Ley de Intercambio y Protección de Información de Inteligencia Cibernética).

¿Su meta? La ciber amenaza, describiendo amenaza cibernética como » una vulnerabilidad de o una amenaza a un sistema o red de una entidad gubernamental o privada, incluyendo la protección de la información de un sistema o red frente a los intentos de degradar,  interrumpir o destruir tal sistema o red, así como el robo de información privada o gubernamental, propiedad intelectual o información personalmente identificable”.

Más que una iniciativa legislativa independiente, CISPA se presenta como una enmienda a la National Security Act, que no contiene referencia alguna a lo cibernético, digital o electrónico por ser de 1947. Así pues ahora ya no se trata sólo de proteger la propiedad intelectual, aunque también, sino de extender su ámbito de actuación a la protección de la seguridad, de la “ciberseguridad” frente a las “ciber amenazas” y, francamente, pocas han sido las iniciativas legislativas americanas en nombre de la Seguridad, nacional, cibernética o mundial, que no hayan tenido éxito.

Tal vez por eso, pese a las campañas ya existentes en Internet para la recogida de firmas en contra de su aprobación, en esta ocasión no soy tan optimista.

Image: Victor Habbick / FreeDigitalPhotos.net

No hay que ser americano para que se te atragante la SOPA

    Guardado en BLOG, CLOUD COMPUTING, INTERNET, neutralidad, PRIVACIDAD, PROTECCION DATOS    |    1 Comentario

Para los que vivimos enganchados a las noticias sobre tecnología, pendientes de los pasos de la jurisprudencia española en este campo y preocupados por la progresiva legalización de los recortes de derechos y libertades en Internet (Sinde, SOPA, PIPA), hoy es un día intenso. La noticia ya es por todos conocida, el FBI ha cerrado Megaupload. Pero qué significa esto, qué consecuencias tiene para los internautas españoles, qué hay de verdad en las acusaciones de piratería.

La interesada tergiversación de conceptos llevaba en su día a los ciudadanos a manifestar su apoyo al canon digital porque “si es para evitar la piratería…”. Nunca interesó explicar ni difundir que nuestro Derecho protege la copia privada, es decir, la posibilidad de hacer una copia de una obra obtenida legalmente. ¿Acaso no recordamos aquellos tiempos en que grabábamos canciones de la radio a golpe de Record+Play en nuestros cassettes o películas de la televisión en nuestros ruidosos videos VHS? ¿Éramos ya entonces peligrosos piratas que amenazaban con llevar a la ruina a los 2000 intermediarios de la industria musical y cinematográfica?

Ya entonces el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual reconocía en su artículo 31.2. que “No necesita autorización del autor la reproducción, en cualquier soporte, de obras ya divulgadas cuando se lleve a cabo por una persona física para su uso privado a partir de obras a las que haya accedido legalmente y la copia obtenida no sea objeto de una utilización colectiva ni lucrativa, sin perjuicio de la compensación equitativa prevista en el artículo 25.

Esa compensación equitativa por copia privada del artículo 25 ha sido suprimida recientemente por el Real Decreto Ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público. 

Como la ciencia avanza que es una barbaridad, pronto dejamos de lado nuestros radiocassettes y nuestros videos VHS – de los que desafortunadamente eligieron Beta, sin comentarios –  y la era digital nos introdujo en una vorágine de nuevos formatos, soportes y vocablos que a duras penas vamos aprendiendo para , una vez conseguido, caer en la obsolescencia técnica y social.

Así  llegamos, mal que bien, a hablar con naturalidad de  P2P y de Napster,  la que en su día fue la gran red de intercambio de archivos en el ahora agonizante formato MP3.  Lo que sabíamos como usuarios era que poníamos una carpeta con archivos de música de nuestro ordenador a disposición de otros usuarios y que estos usuarios hacían lo propio, es decir, intercambiábamos nuestra música de forma privada y gratuita.  Lo único que hacía Napster era listar usuarios y archivos a compartir porque la comunicación se realizaba directamente entre los propios usuarios, peer to peer, de usuario a usuario, sin intermediación. Digamos que era como prestarnos discos, sólo que el formato digital hizo desaparecer los tradicionales conceptos de original y copia.

Todos conocemos el final de Napster, cerrado por orden judicial por supuestas vulneraciones de los derechos de propiedad intelectual. Claro que también recordamos Kazaa, Emule, etc. Y es que aquello no fue el final del P2P.

Hace años que en nuestro país son numerosas las sentencias  que declaran que el p2p es legal, no prohibido por nuestra legislación de propiedad intelectual. Sólo a título de ejemplo, el 18 de septiembre de 2008 un auto de la Audiencia Provincial de Madrid confirma el sobreseimiento libre en el caso Sharemula, la sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº 7 de Barcelona desestima la demanda contra la web elrincondejesus.com, la sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº 6 de Barcelona desestima la demanda contra la web índice-web.com y recientemente la sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº 4 de Madrid desestima la demanda de Warner Music Spain, S.A., Universal Music Spain, S.L., EMI Music Spain, S.A., PROMUSICAE y Sony BMG Music Entertainment Spain, S.A. contra el programador Pablo Soto.

Queda así claro que el intercambio de archivos directamente entre usuarios, enlazar a obras protegidas e intermediar o facilitar tal actividad no es en sí constitutivo de infracción de derechos de propiedad intelectual. Sin embargo, hoy aún se pretende el cierre de páginas de enlaces y a ser posible prescindiendo de la valoración judicial e ignorando la jurisprudencia reciente.

En un mundo que se declara global y en un país que se proclama cuna de las libertades nace una nueva Inquisición y surgen los proyectos para legalizar la censura.  En el momento en que hablar de la “nube” y del cloud computing es lo más, se cierra Megaupload, donde millones de usuarios almacenaban sus contenidos, incluso de manera onerosa.  Y esto se ha realizado por orden de una oficina gubernamental americana.  Así que me pregunto para qué vendernos las bondades de la nube si se puede disipar por orden del FBI o por qué una oficina de investigación americana ha sustraído impunemente los archivos privados de usuarios de todo el mundo.

Sabiendo como sabemos que lejos de ser el fin esto es el principio, surgen muchas dudas e inquietantes preguntas; por ejemplo, ¿para qué quieren aprobar las leyes SOPA y PIPA visto lo que pueden hacer sin ellas?

Image: Idea go / FreeDigitalPhotos.net

Llega el fin de la Neutralidad de Internet en España

    Guardado en BLOG, INTERNET, neutralidad    |    Sin comentarios

Si hace unos días el Secretario de Estado de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información, Juan Junquera, anunciaba que no había tiempo para tramitar la reforma de la Ley de Telecomunicaciones que permitiese garantizar la neutralidad en Internet y asumía con estoicismo que la Unión Europea nos iba a dar un tirón de orejas en forma de apertura de expediente, la noticia hoy es que esa reforma ya no llegará a tiempo.

No eran secretas las intenciones de César Alierta, presidente de Telefónica, de obtener su parte del pastel de los beneficios obtenidos por los buscadores. Así que hoy se anuncia que Telefónica pone en marcha la CDN (Content Delivery Network), red especial de mayor calidad para «ciertos clientes», básicamente proveedores de contenidos.

Para variar, el Derecho llegará tarde e irá a rebufo de situaciones que de facto se consolidarán. Mejor ir asumiendo que en lo sucesivo hablaremos de accesos «business» y para los que no puedan pagarse ese billete a Internet quedará la «economy», aunque cada vez que vuelo tengo más claro que debería llamarse «misery» class.

http://www.elpais.com/articulo/tecnologia/Telefonica/crea/red/vip/Internet/dar/mayor/calidad/proveedores/contenidos/elpeputec/20110914elpeputec_4/Tes

Viber para Android, ¿gratis?

    Guardado en BLOG, neutralidad, PRIVACIDAD, PROTECCION DATOS, VoIP    |    Sin comentarios

La aplicación Viber, que permite realizar llamadas VoIP y que hasta ahora se limitaba al IPhone, ya está disponible también para Android. Eso sí, en versión Beta.

Como usuaria que soy de Skype (por cierto, con una calidad de sonido mejor que la que me proporciona mi operadora de telefonía) pensaba probar Viber, ya que en principio presenta la ventaja sobre Skype de integrarse en la función de teléfono y sus contactos.

Con todo esto, me pregunto hasta cuándo las operadoras seguirán presentándonos tarifas de 6 céntimos/minuto como si fueran una ganga…

Sin embargo, cuando mi deformación profesional y mi natural suspicacia ante lo gratuito me llevan a leerme las condiciones legales, resulta que para que esa integración en mi agenda de contactos se produzca es necesario que copien y guarden mi agenda completa en sus servidores, bueno, en los de Amazon.

De acuerdo, esto parece necesario para indicarme cuáles de mis contactos disponen ya de Viber o avisarme cuando lo tengan, pero lo que ya no me convence son las condiciones para compartir mis datos y los de mis contactos. Viber podrá compartir dicha información «si consideran que tal acción es necesaria para proteger y defender sus derechos o propiedad (incluyendo el cumplimiento de sus contratos).»

¿Significa esto que si Viber firma un contrato con una tercera empresa – a saber…- que incluye entre sus condiciones acceder a la información personal de sus clientes y la de los contactos de sus clientes Viber puede compartirla sin problema? Parece que sí.

Asumo lo de pagar una llamada «gratuita» al coste del tráfico de datos, pero ya no sé si me apetece pagar una llamada con mis datos y los de mis contactos. Creo que le voy a dar una vuelta más a lo de descargarme Viber…

Holanda, primer país europeo en regular la neutralidad en la Red

    Guardado en BLOG, INTERNET, neutralidad    |    Sin comentarios

Por fin hoy nos despertamos con una buena noticia: Holanda se convierte en el primer país europeo que regula por ley – mediante la modificación de su ley de telecomunicaciones – la neutralidad en la Red, además de exigir el consentimiento previo de los usuarios para la instalación de cookies.

Sin embargo, no deja de ser curiosa la reacción de las operadoras. Vodafone, por ejemplo, ya ha manifestado que esto impedirá proponer reducciones de tarifas a los usuarios…y qué tendrá que ver.

¿Significa esto que las operadoras están dispuestas a reducir nuestras tarifas de acceso a Internet si consentimos que bloqueen o ralenticen nuestra conexión a su antojo cuando los buscadores o contenidos que elegimos no coinciden con aquellos con los que tienen acuerdos comerciales? ¿Acaso nos cobrarán menos por nuestra conexión si seguimos ignorando o bien asumimos la instalación de cookies en nuestros equipos?

Como dije en su momento en el post sobre neutralidad en la Red – perdón por la autorreferencia, que siempre me resulta algo pedante – impedir que las operadoras privilegien o penalicen unilateralmente el uso de ciertos buscadores o contenidos no es incompatible con el hecho de que el usuario disfrute de distintas prestaciones, como la velocidad de conexión, según la tarifa que él mismo haya decidido pagar, como no puede ser de otro modo

Así, Holanda se convierte en el segundo país, después de Chile, que garantiza legalmente la neutralidad en la Red. Esperemos que cunda el ejemplo.