Monthly Archives noviembre 2012

Crowdfunding: Cómo financiar tu proyecto sin bancos

    Guardado en BLOG, EMPRESA, PROPIEDAD INTELECTUAL    |    Sin comentarios

crowdfunding

Crowdfunding, financiación sin bancos

Se dice que en tiempos de crisis como el presente recuperan importancia aquellos valores que han quedado eclipsados por el brillo del becerro de oro. Sin duda entre ellos ocupa un lugar destacado la solidaridad. Por otra parte, se apela a la innovación y al emprendimiento como fórmula para salir del arrasado panorama económico y mercantil en que nos encontramos, situando así a los audaces, a los atrevidos como los nuevos héroes. Sin embargo, no sólo de ideas vive la empresa ni de planes la economía. Así pues, ¿cómo hacer realidad esa idea innovadora que lleva tiempo dándonos vueltas en la cabeza sin que agonice en la sequía crediticia actual? ¿Cómo desarrollar ese concepto de negocio sin acudir a la familia y a los amigos?

Aunque sus orígenes son anteriores a la presente crisis, la denominada financiación en masa o crowdfunding parece vivir ahora su mejor momento. Este término anglosajón proviene de la unión de las palabras inglesas “crowd”, multitud, y “funding”, financiación, y consiste en llegar a esa multitud de posibles inversores a través de Internet, la herramienta idónea para alcanzar a un sinfín de probables interesados en nuestro proyecto, en nuestra obra o en nuestra idea de negocio. De este modo,  podemos encontrar numerosas plataformas que a modo de escaparate presentan al público nuestro planteamiento cultural o empresarial, permitiéndonos al tiempo comprobar su aceptación entre los que serán sus potenciales clientes, usuarios, espectadores, lectores, etc.,  ya que sólo aquellos proyectos que cuenten con el favor del público serán viables a través de su financiación colectiva.

Servir de test previo es una de las ventajas del crowdfunding  al igual que lo es encontrar una vía alternativa a la financiación tradicional o evitar la entrada de socios capitalistas, permitiendo mantener el control sobre el proyecto.

A cambio de su aportación económica, los donantes reciben una contraprestación, proporcional a su contribución, ya sea el disfrute de la obra o servicio o la recepción de un ejemplar del producto en condiciones ventajosas, pero que en ningún caso suponen entrar a participar en el negocio como socios ni compartir la titularidad o propiedad intelectual de nuestro ingenio.

Sin embargo,  el crowdfunding puede presentar un inconveniente a simple vista insalvable y es la exposición pública y abierta de nuestra obra, proyecto o idea en su fase embrionaria con el consiguiente riesgo de plagio. Ahora bien, ¿realmente es un riesgo insalvable?

Y aquí cobra todo su sentido el dicho popular “más vale prevenir que lamentar”.  Existen diversas herramientas legales que permiten salvaguardar la propiedad intelectual de nuestra idea, distintas en función de cuál sea su objeto; lanzar un nuevo servicio, publicar un libro o un disco, comercializar un producto, desarrollar una aplicación informática, un proyecto solidario, etc. Proteger nuestra aportación como inversores, nuestra idea como emprendedores o nuestro negocio como gestores de una plataforma de crowdfunding dependerá de la existencia de unas condiciones o clausulados meticulosos y adecuados que contemplen la posible casuística, los derechos y obligaciones de cada parte, la titularidad de la propiedad intelectual, la forma de percibir las contraprestaciones,  el modo de realizar aportación y su eventual devolución, etc. y permitan así desarrollar este sistema de financiación con protección de todas las partes y sus intereses.