Nuestra e-Personalidad, ¿otra e-Moda?

    Guardado en BLOG, INTERNET, REDES SOCIALES    |    1 comentario

e-Personality, protocolo en las Redes SocialesA las tradicionales normas de protocolo – no poner los codos en la mesa, ceder el paso o el asiento, vestimenta, etc.- que hemos asumido para considerarnos civilizados, se suman ahora las nuevas pautas de etiqueta para nuestra personalidad virtual. Tenía que ocurrir. Lanzarnos a las redes sociales implica también usos sociales. De hecho, son numerosas las páginas que podemos encontrar con los manuales de protocolo de las principales redes sociales. La cuestión es si nuestra personalidad real es la misma en Internet. ¿Somos tan educados? ¿Somos más atrevidos? ¿Cómo es nuestra e-Personality?

Y es que el descubrimiento de esta nueva palabra – otra más – ha llevado a indagar acerca de si realmente existe esa personalidad virtual o digital o se trata simplemente del penúltimo término de moda de la familia de los “e-“.

Lo primero que me llama la atención es que las referencias a este término se encuadran en el campo de la Psiquiatría. Ahora que nos habían tranquilizado con un estudio realizado en Dinamarca y publicado en el British Medical Journal descartando la relación causa-efecto entre el uso de los móviles y el riesgo de sufrir cáncer, resulta que las nuevas tecnologías sí pueden afectar a nuestro cerebro. En este caso, alterando nuestra personalidad.

El libro de referencia, Virtually You: The Dangerous Powers of the E-Personality (Elias Aboujaoude), concluye que el uso excesivo de Internet, de teléfonos móviles y otras tecnologías pueden causar que lleguemos a ser más impacientes, más impulsivos y más narcisistas y que nuestro comportamiento virtual se traslada inconscientemente a nuestras vidas reales.

Como uno podría consolarse pensando que el calificativo excesivo no es aplicable al uso diario que hacemos de Internet,  el autor no nos da respiro y advierte que, aunque el uso no sea extremo,  “potencialmente todo el que se conecta a Internet cambia”.

Sin duda, todo el que se conecta a Internet cambia, pero porque tiene la posibilidad de acceder a una variedad y cantidad de información que difícilmente podría procesar en un mundo estrictamente analógico, de establecer y mantener contactos personales y profesionales con personas que posiblemente no conocería, de realizar gestiones  sin las esperas que le robarían buena parte de su tiempo, de formarse y aprender donde quiera y cuando quiera, de dar a su empresa la misma presencia que las más grandes, etc. No creo que esto implique convertirnos en el Dr. Jekyll/Mr. Hyde.

Claro que no es la primera vez que asistimos a la visión apocalíptica de los cambios y progresos, especialmente tecnológicos, que amenazan con deshumanizarnos y convertirnos en meros apéndices de un Matrix desalmado.  Y tampoco es la primera vez que presenciamos el nacimiento de alguna nueva tendencia que a semejanza de los antiguos sufijos “ismos” ahora se presentan con el prefijo “e-“.

Image: farconville / FreeDigitalPhotos.net

Entradas de interés

1 Comentarios

  1. Juan Nadie
    3 noviembre, 2011

    Sería divertido elaborar un ranking de profecías apocalípticas caducadas en los últimos veinte años, aunque es común a todo tiempo el pavor al progreso. De ello han vivido religiones e ideologías políticas y sociales. El miedo se nutre de la desinformación y genera más información tóxica. Afortunadamente, antes o después, el tiempo les pasa por encima. La «netiquette» es un concepto desarrollado hace ya diecisiete años, en los comienzos de la popularización de internet. Y los «avatares» ya son veteranas virtualizaciones de usuarios, que siguen bajando al bar a tomar una cerveza. Se ve que al bueno de Elías hace poco que le han regalado un ordenador.
    Enhorabuena por el artículo

Deja tu opinión










*